Hay alerta meteorológica y se esperan fuertes lluvias y tormentas eléctricas para Buenos Aires

0
0

También afectará a otras nueve provincias. Aún hay evacuados por el temporal del fin de semana.

Se esperan fuertes precipitaciones.

Con las consecuencias del temporal que azotó a Buenos Aires el sábado todavía a la vista, el Servicio Meteorológico (SMN) emitió una nueva alerta, donde advierte sobre la caída de fuertes precipitaciones y tormenta eléctrica.

Se espera para este lunes a la noche y la madrugada del martes fuertes tormentas con ráfagas, ocasional caída de granizo y abundante caída de agua en cortos períodos de tiempo para Chaco, Corrientes, Formosa, centro y este de Jujuy, sur de Misiones, centro y este de Salta, norte de Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán.

“Para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Río de la Plata los fenómenos más intensos se esperan hacia la noche de hoy”, aseguraron en el informe del SMN.

Tras la fuerte tormenta del fin de semana, la provincia más castigada fue Buenos Aires, donde se registran 1.539 personas evacuadas, con el foco puesto en los distritos de La Matanza, en el oeste del conurbano bonaerense, que, además de las precipitaciones, sufrió los desbordes de arroyos y ríos por la crecida del caudal que viene desde el norte provincial y desemboca en el río Matanza.

El panorama en esta región no es alentador para las próximas horas ya que, según informó Defensa Civil, “el número de evacuados se va a ir incrementando” por el agua que baja de los partidos de Cañuelas, Las Heras y Marcos Paz.

En Quilmes hay 37 evacuados; 100, en Arrecifes; 10, en Marcos Paz; y 80 Cañuelas, en donde “hay equipos de emergencia trabajando y equipos de Desarrollo Social, que asiste a municipios con alimentos, frazadas, chapas, colchones y agua”, indicaron los voceros.

En Santa Fe, el Ministerio de Educación suspendió este lunes las clases por “el importante caudal de precipitaciones caído sobre la región”, mientras que en Catamarca 52 familias fueron evacuadas a raíz de un temporal de lluvia, granizo y viento ocurrido esta madrugada en la localidad de Lavalle, ubicada a 132 kilómetros en el este provincial.

También Clorinda, en Formosa, resultó afectada por las lluvias. Aquí el comando de emergencias asistió a las 150 familias que fueron evacuadas debido a la crecida del río Paraguay y que afectó a las personas que viven en Puerto Pilcomayo.

En la ciudad cordobesa de Villa María también se suspendieron las clases por los anegamientos mientras que en el Valle de Punilla se abrieron las válvulas del dique San Roque ante la gran crecida de los ríos afluentes.

La suspensión de clases abarca a todos los establecimientos educativos públicos y privados y se definió para evitar la circulación de vehículos, “a fin de aliviar los efectos de las precipitaciones caídas desde la noche del sábado, que suman hasta el momento 190 milímetros”.

Imágenes del temporal en la ciudad correntina de Goya.

En el centro de la provincia, pasado el mediodía, las autoridades decidieron abrir las válvulas del dique San Roque, que baña las costas de Villa Carlos Paz, ya que se registraron crecidas de hasta siete metros (Río San Antonio) en los cauces de ríos que desembocan en ese lago.

En Entre Ríos, las ciudades de Paraná y Diamante fueron las más dañadas y las nuevas lluvias caídas hoy complican la asistencia a las familias que se vieron afectadas por el temporal del domingo a la madrugada.

López precisó que la capital provincial “es la que más complicaciones tuvo en cuanto a la cantidad de gente afectada y las consecuencias, especialmente por anegamiento de las calles y de muchas viviendas y familias”.

Detalló que en la capital entrerriana “se comunicaron más de 400 reclamos por anegamientos de viviendas”, por lo que el Ministerio de Desarrollo está evaluando la asistencia directa de acuerdo a la situación de cada barrio “para ponerse a disposición de las familias afectadas”, explicó.

Para López, “los desagües no resistieron la cantidad de agua acumulada en cortos periodos de tiempo, pero para la tarde comenzaríamos a transitar una mejoría”, y destacó que “hubo una cantidad importante de agua caída en toda la zona, con más de 120 milímetros de lluvia en Paraná por lo que colapsaron todas las instalaciones de desagües de la ciudad”.